cigarrillos

Una séptima parte de la población mundial es consumidora de tabaco

El daño provocado por el hábito de fumar es uno de los principales temas del congreso de la Sociedad para el Estudio de la Nicotina y el Tabaco (SRNT, por sus siglas en inglés), que se ha celebrado en la ciudad italiana de Florencia. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el tabaco provoca cada año la muerte de seis millones de personas. De esta cantidad, más de cinco millones son fumadores directos, mientras que 600.000 son pasivos.

En la actualidad, prácticamente una séptima parte de la población mundial fuma. La OMS calcula que existen 1.000 millones de consumidores de tabaco en el mundo, de los que el 80 por ciento viven en países de ingresos medios o bajos.

La OMS ha advertido en más de una ocasión que la prohibición de anuncios de tabaco ha conseguido reducir el consumo. En algunos países donde la prohibición es total, el consumo ha decaído en un siete por ciento, aunque podría llegar al 16 por ciento. No obstante, solo 29 países, que representan el 12 por ciento de la población mundial, han vetado completamente todas las formas de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco.

Ante esta situación, la OMS advierte de que los fumadores necesitan ayuda para dejar el tabaco. Sólo 24 países, que representan el 15 por ciento de la población mundial, disponen de servicios nacionales integrales para ayudar a los consumidores a dejar de fumar.

En un principio, se había asociado el uso de vareniclina a un aumento de riesgo cardiovascular y neuropsiquiátrico, pero posteriores estudios han puesto de manifiesto la seguridad de estos productos.

Durante el congreso se presentaron los datos del estudio CATS, que evalúa el riesgo cardiaco asociado a diferentes terapias de cesación tabáquica, como vareniclina, bupropión y sustitutivos de la nicotina. El ensayo clínico se ha llevado a cabo en 6.293 pacientes con o sin trastornos psquiátricos que completaron el estudio y el consumno de ninguno de los fármacos se asocia a un aumento del riesgo cardiovascular.

El estudio Eagle, un año antes, ya había demostrado quevareniclina no tenía efectos neuropsiquiátricos en pacientes sin antecedentes en este tipo de patologías.

Vía: gacetamedica

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *