broncodilatadores_

La broncodilatación es el primer paso en el tratamiento farmacológico de la EPOC

La doble broncodilatación ha demostrado mejorar una variedad de resultados clínicos importantes en la EPOC en algunos pacientes.

Especialistas en enfermedades respiratorias de toda España se han dado cita en la celebración del 48º Congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). En el marco del congreso ha tenido lugar el simposio ‘El papel de la broncodilatación dual en el control de la EPOC’, moderado por el Dr. Bernardino Alcázar, del Hospital de Alta Resolución de Loja (Granada) y que ha contado con las ponencias de especialistas como el Dr. Marc Miravitlles, del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona; el Dr. Antonio Anzueto, de la Universidad de Texas en EEUU y el Dr. Juan José Soler Cataluña, del Hospital Arnau de Vilanova de Valencia. Asimismo, también se ha celebrado el encuentro ‘Broncoversias’, un foro científico que ha contado con ponencias de destacados especialistas como el Dr. Bernardino Alcázar, el Dr. Adolfo Baloira, del Hospital Montecelo de Pontevedra y el Dr. Carlos Cabrera, del Hospital Universitario de Canarias, entre otros expertos.

En palabras del Dr. Alcázar, durante ambos encuentros se ha abordado “una visión general del control de la EPOC, se ha tratado la importancia de la estabilidad de la patología, el impacto de las exacerbaciones en el desarrollo futuro de la enfermedad y se ha analizado el papel de QVA149 en la disminución de  los síntomas”. Y es que, tal y como explica el Dr. Juan José Soler, “la presencia de síntomas hace que los pacientes adapten su vida a los mismos, limitando sus actividades. La disnea es uno de los síntomas más incapacitantes de la EPOC, y si somos capaces de aliviarla, la calidad de vida mejora. Por eso el control de esta patología se ha convertido en un objetivo de primer orden para esta enfermedad”, ha destacado el mismo doctor.

Por su parte, el Dr. Miravitlles ha querido señalar el impacto de las agudizaciones sobre los pacientes y así, durante el encuentro se ha destacado el papel de la broncodilatación en el tratamiento de la EPOC, ya que, según las guías médicas como la Guía Española de la EPOC (GesEPOC), es el primer paso en el tratamiento farmacológico de la patología. En palabras del Dr. Cabrera, “el abordaje terapéutico de la EPOC está actualmente en un momento de mucho cambio. En los últimos años han salido varios tratamientos al mercado que han dado mucho aire a esta enfermedad y sobre todo, los broncodilatadores han dado un paso hacia delante, con más potencia y con menor número de administraciones”.

En este sentido, el Dr. Baloira ha querido destacar la última novedad en el abordaje terapéutico de la EPOC, la doble broncodilatación, que ha demostrado mejorar una variedad de resultados clínicos importantes en la EPOC incluyendo función pulmonar, disnea, calidad de vida relacionada con la salud, uso de medicación de rescate y aparición de agudizaciones. En la doble broncodilatación se utilizan dos broncodilatadores dirigidos a dos tipos de receptores completamente distintos que actúan juntos para lograr cada uno un efecto en un lugar diferente de los músculos responsables de la obstrucción de las vías respiratorias, lo que aumenta el efecto broncodilatador. Según el Dr. Miravitlles, “la doble broncodilatación reduce los síntomas básicos de la EPOC pero también previene las agudizaciones, por lo que tenemos a un paciente más protegido”.

Vía: immedicohospitalario

Madrefumando

Los españoles, los europeos que más jóvenes empiezan a fumar de manera regular

Los fumadores españoles son los europeos que admiten haber iniciado el consumo de tabaco de manera habitual a una edad más temprana (16,7 años), ya que lo hacen de media un año antes que el resto de los europeos (17,6) y mucho antes que los más veteranos -griegos (19,3) y letones y eslovacos (19,1)-, según un Eurobarómetro.

En total, un 29% de los encuestados en España se confiesan fumadores (4 puntos porcentuales por debajo de los resultados de 2012) y otro 19% dice que fumó en el pasado pero que ya no lo hace. Mientras, un 26% de los europeos son fumadores y un 20% exfumadores.

El Eurobarómetro sobre los hábitos de consumo de los fumadores europeos presta especial atención a la llegada del cigarrillo electrónico al mercado, como alternativa para dejar de fumar. Sin embargo, la Comisión Europea advierte de que, a la vista de los resultados de la encuesta, este dispositivo “no es un instrumento muy eficaz para este fin”. Aunque su uso habitual es minoritario un 1 % de españoles y un 2 % de europeos, un 9% de españoles y un 12 % de europeos lo ha probado o utilizado con regularidad en algún momento de su vida.

El cigarrillo electrónico es visto por un 48% de los encuestados en España y de un 38% en la Unión Europea como una ayuda “importante” para dejar de fumar. De hecho, el 76% de los fumadores españoles y el 67% de los europeos dicen haber recurrido a este producto para abandonar el tabaco. Cuestionados por el resultado, apenas un 13% de los españoles y un 14% de los europeos lograron dejar de fumar y otro 19% de españoles y 20% de europeos consiguió reducir su consumo de tabaco.

Por el contrario, un 4% de los fumadores encuestados tanto en España como en el resto de la Unión Europea aseguran que pasaron a fumar más tras usar el cigarrillo electrónico. El 80% de los españoles que intentan dejar de fumar y el 65% de los europeos con el mismo propósito aseguran que lo han hecho sin ningún tipo de ayuda.

Vía: elconfidencial

99379_1

La mejora del diagnóstico reduce hasta el 7% la incidencia de EPOC

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) afecta al 10,2% de la población española entre 40 y 80 años y causa cerca de 18.000 muertes anuales. Pese a la elevada prevalencia se calcula que el infradiagnóstico ronda el 70%. Es decir, seis de cada diez enfermos no saben que sufren esta patología.

Dada su importancia, la EPOC centra buena parte de la actividad del congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) que celebra desde ayer su 48 edición en Gran Canaria. La jornada inaugural servía para desmenuzar los dos estudios epidemiológicos sobre esta enfermedad realizados hasta la fecha en el país y que sitúan a Burgos como la provincia con menor incidencia, al situarse en un 7%. El neumólogo José Luis Viejo Bañuelos, presente en la cita, señaló al respecto que, «sin poder aportar pruebas científicas de las causas de este dato», cabe achacarlo a la «mejora en el diagnóstico» -aspecto que en los últimos años ha centrado los esfuerzos del servicio hospitalario liderado por el propio Viejo hasta 2013- y «también al descenso del tabaquismo».

Con todo, el especialista subrayó que la prevalencia indicada -tres puntos por debajo de la media nacional- se refiere a población general, en la que entre ambos estudios epidemiológicos publicados en 2003 y 2009 se percibe un descenso superior al 2%, mientras que «en mujeres y fumadores» la incidencia es similar a la global e «igual de preocupante». «De hecho en comparación con los resultados de estudios internacionales la cifra de Burgos no es baja. Las diferencias evidencian por lo tanto la enorme variabilidad de esta patología», aclaró. Los resultados de los estudios epidemiológicos revelan que la zona de España con mayor prevalencia es Asturias, con un 17%.

En este sentido, Viejo Bañuelos recordaba que queda aún mucho por hacer y apostaba por reforzar la primera línea de acción, es decir, la respuesta en Atención Primaria. «Es fundamental contar con herramientas que nos permitan actuar cuanto antes porque está demostrado que la atención temprana favorece la evolución del paciente», explicó desde Gran Canaria.

Cabe destacar que la población femenina, colectivo en el que la enfermedad aumenta de forma constante, tiene 13 veces más probabilidades de morir por esta causa. El tabaco tiene mucho que ver: en la actualidad en España ya son más las mujeres de entre 16 y 24 años que fuman que los hombres, un 42,7% frente al 40,8%. Lo recordaba el coordinador del área de EPOC de la SEPAR, Bernardino Alcázar, que en declaraciones a la agencia Europa Press, indicó que esta patología es la quinta causa de muerte entre los varones y la séptima entre las mujeres.

Vía: elcorreodeburgos.com