Rx_fibrosis_pulmonar

La EPOC aumenta el riesgo de muerte cardiovascular en pacientes fibrilación auricular, pero no el de derrame cerebral

La enfermedad pulmonar no se halla asociada con un mayor riesgo de ictus o embolia sistémica, segun un estudio dado a conocer en la Conferencia Internacional de la Sociedad Torácica Americana.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se asocia con un mayor riesgo de muerte por insuficiencia cardíaca o infarto de miocardio, pero no con un mayor riesgo de derrame cerebral o embolia sistémica, según concluye un estudio de la Universidad de Duke y la Clínica Mayo, en Estados Unidos, basado en los datos de un gran estudio aleatorizado de pacientes con fibrilación auricular, una enfermedad que produce un latido irregular.

El trabajo, denominado ‘ASRISTOTLE’, comparó la efectividad de dos anticoagulantes -warfarina y apixaban- en la reducción del riesgo de ictus o embolia sistémica en estos pacientes. Una embolia sistémica se produce cuando un coágulo formado en el corazón viaja a otra parte del cuerpo y bloquea el flujo de la sangre; normalmente, este bloqueo se produce en el cerebro, causando un accidente cerebrovascular, pero las embolias sistémicas también afectar a otros órganos o a extremidades.

Los científicos examinaron los datos de los 18.206 pacientes, todos con fibrilación auricular, inscritos en ‘ASRISTOTLE’, para explorar la relación entre la EPOC y el accidente cerebrovascular en esta población. Los datos se han presentado en la Conferencia Internacional de 2015 de la Sociedad Torácica Americana, que se celebra en Denver, Estados Unidos.

“Otros estudios han demostrado que la EPOC es un factor de riesgo independiente para la enfermedad cardiovascular, pero lo que no se había estudiado era si la EPOC es un factor de riesgo independiente para el accidente cerebrovascular, especialmente en los pacientes con fibrilación auricular”, detalla Michael Durheim, de Duke. La fibrilación auricular es en sí misma un factor de riesgo conocido para el ictus y la embolia sistémica porque los coágulos se forman más fácilmente cuando la sangre es bombeada irregularmente por el corazón.

En su análisis, Durheim y sus colegas encontraron que la EPOC estaba presente en 1.950 (10,8%) de los 18.134 pacientes en los que la historia de la enfermedad pulmonar estaba disponible. Los pacientes con EPOC eran mayores, más a menudo hombres y con más probabilidades de ser fumadores actuales o exfumadores. También fueron más propensos a sufrir de otras enfermedades que ponen en mayor riesgo de accidente cerebrovascular, como la enfermedad de las arterias coronarias, un ataque cardíaco previo e insuficiencia cardíaca.

Después de ajustar los resultados por éstas y otras características, la EPOC no se asoció con un mayor riesgo de ictus o embolia sistémica, pero sí con un aumento de la mortalidad por cualquier causa del 54%.

El efecto de apixaban en comparación con warfarina sobre el ictus o embolia sistémica no fue diferente entre los sujetos con y sin EPOC. “La presencia de EPOC no tiene por qué afectar a la elección del anticoagulante”, concluye Durheim.

Vía: jano

epoc-mujeres

Cáncer de pulmón y EPOC, entre las cuatro primeras causas de muerte en España

Tanto el cáncer de pulmón como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) son dos enfermedades estrechamente relacionadas con el consumo de tabaco. Tanto es así, que el cáncer de pulmón tiene una supervivencia tan sólo del 15% de los casos a los cinco años del diagnóstico, mientras que la EPOC registra un infradiagnóstico del 70%.

Y es tal su impacto en la salud pública, que en España estas enfermedades se encuentran entre las cuatro primeras causas de muerte. Sin embargo, los avances en los programas de cribado del cáncer de pulmón permiten validar la inclusión de nuevos criterios para reducir las tasas de mortalidad.

En este sentido, el neumólogo y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), el doctor Juan Pablo de Torres, ha destacado que “uno de los avances más recientes demuestra que realizar una Tomografía Computarizada de baja dosis de radiación (TCBD) en fumadores activos o ex fumadores, que tengan entre 55 y 74 años y que consuman más de 30 paquetes al año, reduce la mortalidad por cáncer de pulmón en un 20%”, aseguró. Por ello, tanto el doctor Juan Pablo de Torres como el doctor Javier Zulueta, ambos especialistas de la Clínica Universidad de Navarra, tratarán este tema durante las conferencias del 48º Congreso Nacional SEPAR, que se celebrará en Gran Canaria.

Por otro lado, se tratará también el riesgo de cáncer de pulmón en los pacientes con EPOC. Un riesgo especialmente alarmante porque, en pacientes con EPOC, el cáncer de pulmón es una de las causas principales de muerte. “Mejorar la capacidad de detectar aquellos individuos con riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es crucial en los pacientes con EPOC”, explica el doctor Zulueta.

Quien afirma que “nuestro grupo investigador ha demostrado que con la inclusión de la presencia de enfisema radiológico dentro los criterios de los programas de cribado de cáncer de pulmón, se mejora la rentabilidad del diagnóstico, incluso en aquellos pacientes que no reúnen los criterios convencionales”, concluye. El conjunto de resultados beneficiosos sugiere que para paliar la elevada tasa de mortalidad que registra el cáncer de pulmón en España es esencial destinar los recursos necesarios para seguir investigando y avanzando en las técnicas y los criterios de los programas de cribado.

Vía: immedicohospitalario

diferencias-entre-asma-y-epoc-1024x576

La mitad de las personas con enfermedades respiratorias crónicas está sin diagnosticar

«Más de la mitad de las personas que padecen enfermedades respiratorias crónicas está sin diagnosticar, llegando en ocasiones a alcanzar al 80%, como sucede con el síndrome de apnea del sueño», ha alertado José Antonio Quintano en el transcurso de las V Jornadas Nacionales de Respiratorio de SEMERGEN (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria).

Los datos no podrían ser más alarmantes: a este 80% en la población con apnea, se añade el 50% de los asmáticos y el 70% de los pacientes con EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva). Según este experto, en algunos casos es especialmente grave, como en los jóvenes fumadores asmáticos que, al desconocer su enfermedad, fuman igual que los no asmáticos, «o aún peor, que continúan con el hábito tabáquico a pesar de conocer su problema».

«Alrededor del 60% de la patología respiratoria general se ve en las consultas de Atención Primaria», ha añadido Quintano. Según datos de SEMERGEN, hasta el 20% de la carga asistencial del médico de Familia viene motivada por estas enfermedades, donde «el infra diagnóstico constituye uno de los principales caballos de batalla» -ha apuntado,- «por lo que este tipo de jornadas son fundamentales para implementar la formación de los médicos».

En nuestro país, el asma presenta una prevalencia cercana al 5% en la población general. «Esta enfermedad repercute negativamente en la calidad de vida de los pacientes, y lleva aparejado un alto consumo de fármacos, además de provocar absentismo laboral y escolar cuando no está controlada», según indica el doctor Hidalgo.

EPOC
En cuanto a la EPOC, en nuestro país afecta al 10% de la población mayor de 40 años (más de dos millones de españoles), originando pérdida de calidad y cantidad de vida, con un consumo alto de recursos, en fármacos y oxigenoterapia domiciliaria entre otros, sin olvidarnos del gran número de ingresos hospitalarios a los que conlleva sus agudizaciones, según ha alertado Quintano. «Toda persona fumadora mayor de 35 años, que tenga síntomas respiratorios como tos o expectoración frecuente, o dificultad respiratoria diaria, puede padecer EPOC, una enfermedad causada en alrededor del 90% de los casos por el consumo de tabaco».

Para Hidalgo, el control de la sintomatología es clave en el manejo del paciente con EPOC, ya que la sensación de falta de aire y la limitación al ejercicio afectan al desarrollo de su actividad diaria y repercuten negativamente en su calidad de vida, por lo que el objetivo de los profesionales sanitarios es aliviar su sintomatología. Según ha explicado, «a la evaluación del paciente con EPOC, además de mediciones de función pulmonar, se ha incorporado la percepción de síntomas; variables en las cuales debe basarse el tratamiento».

Apnea del sueño
Quintano ha advertido de que el Síndrome de apneas-hipopneas (SAHS) se está viendo cada vez con más frecuencia en las consultas de Atención Primaria y que, sin embargo, entre el 70 y el 80% de las personas que las padecen están sin diagnosticar. «No podemos olvidar» –ha añadido- «que el SAHS es potencialmente grave y, en la actualidad, un problema sanitario de primer orden que afecta al 9% de los hombres y al 4% de las mujeres en nuestro país. Padecer SAHS supone un riesgo especialmente alto de sufrir accidentes de tráfico, siendo también factor de riesgo para la hipertensión arterial, el ictus o cardiopatía isquémica.» Se estima que en España hay más de un millón de personas afectadas.

Dada la escasez de unidades de sueño en España, Hidalgo ha afirmado que es de vital importancia que los médicos de Atención Primaria seleccionen adecuadamente los pacientes que requieren un mayor control. «Las funciones de Atención Primaria se relacionan con la detección de casos, priorización en la derivación de pacientes y seguimiento posterior de los mismos, y para ello hace falta programas de formación específica para el médico y de información para la población general, por su desconocimiento de la enfermedad», ha concluido.

Vía: abc

7738099-11978267

Telefónica apuesta por la telemonitorización de pacientes de EPOC en Galicia

Telefónica ha desarrollado, junto al Servicio Gallego De Salud, el proyecto “United 4 Health” en España. El objetivo de esta iniciativa es telemonitorizar a pacientes crónicos con EPOC de alto riesgo en Galicia para mejorar la reducción de la brecha digital en los servicios médicos.

Este proyecto, que está dentro del Programa de Apoyo a las Políticas de TIC (ICT PSP), incluido en el Programa Marco de la Competitividad y la Innovación de la Comisión Europea, se basa en monitorizar a 500 pacientes de esta enfermedad pulmonar durante dos meses a través de la plataforma de Gestión de Crónicos de Telefónica y a seguirles posteriormente de manera telefónica, desde los centros asistenciales del SERGAS.

La valoración del progreso del paciente en United4Health tiene el objetivo de producir una evaluación metódica y multidisciplinaria de la eficacia de los servicios de telesalud como es, a corto plazo, el seguimiento tras el alta hospitalaria de los pacientes con EPOC y evitar sus desplazamientos a hospitales y centros médicos, asimismo que controlar sus posibles recaías y su estado de salud. Para la consecución de estos objetivos el proyecto se vale, por paciente, de: una plataforma online, de un pulsioxímetro, de un sistema de videoconferencia, de cuestionarios evaluativos y de videos educacionales.

En otros países como Noruega, Reino Unido o Alemania, también se está llevando a cabo la iniciativa “United 4 Health” con otras enfermedades como Diabetes o Insuficiencia Cardíaca Congestiva y se está intercambiando experiencias para una mejora en los servicios de eSalud.

La tecnología de “United 4 Health”, que tras los primeros resultados del estudio demuestra una alta aceptación de los pacientes, permite el acceso del paciente a un canal bidireccional de comunicación entre su hogar y el servicio de salud.

Vía: tendencias21

insuficiencia-cardiaca

EPOC, asociada con un mayor riesgo de muerte súbita cardíaca

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es ya la tercera causa principal de muerte en el mundo, y ahora un nuevo estudio europeo halló que esta enfermedad respiratoria también puede aumentar las probabilidades de que las personas sufran una muerte súbita cardíaca.

La EPOC es una enfermedad progresiva e incurable que involucra una combinación de enfisema y bronquitis, y frecuentemente se vincula con el tabaquismo. Los investigadores dijeron que la enfermedad ya se ha asociado con un aumento en el riesgo de enfermedad del corazón y muerte súbita cardíaca en ciertas poblaciones de pacientes de alto riesgo.

Ahora el nuevo estudio “mostró que la EPOC es un indicador de riesgo de muerte súbita cardíaca en la población general y que ese riesgo aumenta junto con la gravedad de la EPOC”, escribió un equipo encabezados por la doctora Lies Lahousse, investigadora posdoctoral en el Hospital de la Universidad de Ghent en Bélgica.

Un experto en los Estados Unidos dijo que a pesar de que el estudio no puede demostrar que la EPOC ayude a desencadenar la muerte súbita cardíaca, los resultados europeos no son sorprendentes. “Muchos pacientes que tienen EPOC son o fueron fumadores, y fumar es la causa número uno de enfermedad cardíaca”, dijo el doctor Len Horovitz, especialista pulmonar en el Hospital Lenox Hill en Nueva York.

“La EPOC también se ha asociado con arritmia cardíaca, como la fibrilación auricular”, añadió. La fibrilación auricular es un latido irregular del corazón. “Estos eventos pueden llevar a una muerte súbita cardíaca”.

El nuevo estudio involucró a más de 13,000 personas de 45 años en adelante, más de 1,600 de los cuales recibieron un diagnóstico de EPOC.

A lo largo del desarrollo del estudio, 39 por ciento de los participantes murió. De estas muertes, 551 estuvieron relacionadas con la muerte súbita cardíaca. Realizando un análisis más profundo, los investigadores encontraron que 15 por ciento de quienes murieron de muerte súbita cardíaca padecían EPOC.

El equipo concluyó que, en general, un diagnóstico de EPOC incrementó el riesgo de muerte súbita cardíaca en un 34 por ciento.

Cinco años después de recibir un diagnóstico de la afección pulmonar, sin embargo, el riesgo casi se duplicó, de acuerdo con el estudio publicado en línea el 29 de abril en la revista European Heart Journal. Los resultados mostraron que luego de vivir cinco años con EPOC, el riesgo de muerte súbita cardíaca se vuelve más de tres veces más alto para personas que sufren reagudizaciones frecuentes de los síntomas de EPOC, como dificultad para respirar y tos.

“Asumiendo que los pacientes con exacerbaciones más frecuentes de [EPOC] están usando inhaladores más frecuentemente, estudios en el futuro deben analizar posibles interacciones entre distintos medicamentos y otros mecanismos relacionados con la muerte súbita cardíaca en este subconjunto particular de pacientes”, dijo Nair.

Los investigadores enfatizaron que existen maneras en las que se pueden disminuir los riesgos al corazón en los pacientes con EPOC. Algunos tratamientos preventivos incluyen medicamentos betabloqueantes, desfibriladores implantados pare regular el latido del corazón o evitar ciertos medicamentos que afectan el ciclo eléctrico del corazón, como adrenalina, ciertos remedios para la gripe, algunos antibióticos y antidepresivos.

Los autores del estudio añadieron que evitar los cigarrillos y otros productos de tabaco también es esencial.

“La manera más importante de prevenir la EPOC y la muerte súbita cardíaca es no fumar y llevar un estilo de vida saludable”, dijo la coautora del estudio, la doctora Marieke Niemeijer del Centro Médico Erasmus en Rotterdam, en los Países Bajos, en una comunicado de prensa de la revista. “Si la persona termina por desarrollar EPOC, entonces esto es aún más importante, puesto que se ha demostrado que fumar y un estilo de vida sedentario y poco saludable incrementan el riesgo de muerte súbita cardíaca”.

De acuerdo con la información de antecedentes del estudio, la muerte súbita cardíaca es responsable por 50 por ciento de todas las muertes a causa de enfermedad del corazón en todo el mundo. Existen múltiples causas de muerte súbita cardíaca, cosa que hace que diagnosticar y tratar la afección sea más difícil.

FUENTES: Len Horovitz, M.D., especialista pulmonar, Hospital Lenox Hill, Nueva York; Girish B. Nair, M.D., director, Programa de Enfermedades del Pulmón y Rehabilitación Pulmonar Intersitio en el Hospital de la Universidad Winthrop en Mineola, N.Y.; Comunicado de prensa, European Heart Journal

Autora: Mary Elizabeth Dallas

Vía: Intramed