mujer_fumadora

Las mujeres fumadoras reducen a la mitad las probabilidades de lograr un embarazo.

“La disminución progresiva de la fertilidad es evidente. Esta situación no solo se debe al retraso en la edad de la mujer para lograr el primer embarazo, sino también a los efectos que el estilo de vida actual ocasiona en la fertilidad”, ha explicado el doctor Elkin Muñoz, director de IVI Vigo y organizador de la jornada. Así, en el “X Curso de actualidad en factores ambientales y estilos de vida en ginecología y obstetricia y técnicas de reproducción asistida” se puso de manifiesto la importancia de ciertos hábitos a la hora de lograr un embarazo.

Entre ellos, se ha podido conocer que las mujeres que fuman más de 10 cigarrillos diarios ven reducidas hasta en un 50% las probabilidades de lograr un embarazo. “A esta situación se suman otros efectos que provoca el consumo de tabaco, como un aumento del riesgo de aneuploidías, un aumento en las tasas de aborto e incluso de gestaciones ectópicas”, apunta el doctor Muñoz.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Europa, el porcentaje de mujeres fumadoras crece progresivamente, llegando a alcanzar en España a un 24% de la población femenina. Este hábito, en ocasiones, repercutirá negativamente en la fertilidad natural y ocasionará peores resultados en los tratamientos reproductivos, afectando la reserva ovárica, la respuesta ovárica a la estimulación y la receptividad uterina. “La implantación embrionaria requiere un endometrio adecuado para que el embrión en estadio de blastocisto se fije y pueda continuar su desarrollo intrauterino. Los diferentes compuestos del tabaco, tales como el benzopireno, el cadmio y la nicotina están implicados en mecanismos que pueden comprometer la implantación embrionaria”, comenta la doctora Susana Portela, ginecóloga de IVI Vigo.

Además, el tabaquismo puede afectar de igual modo a la fertilidad masculina, ocasionando una disminución y alteración tanto en la cantidad como en la calidad seminal o un aumento del estrés oxidativo, ligado directamente a problemas de infertilidad. Según el doctor Agustín Ballesteros, director de IVI Barcelona, entre un 20-40% de las mujeres embarazadas “son obesas o alcanzan un exceso de peso en el embarazo, según muestra un estudio que realizamos durante 2012 entre más de 9.000 pacientes de las clínicas IVI”. La obesidad femenina también tiene consecuencias a corto y largo plazo sobre la descendencia, ya que ha demostrado ser un factor de riesgo importante de enfermedades crónicas como las cardiovasculares, el síndrome metabólico y la diabetes.

Vía: immedicohospitalario

cigarrillos

Dejar de fumar depende del metabolismo de la nicotina

Las diferencias en el metabolismo de esta sustancia adictiva pueden ayudar a mejorar el diseño de las estrategias para abandonar el hábito.

Investigadores de la Universidad de Pennsylvania han llevado a cabo el primer estudio aleatorizado que demuestra que el éxito del tratamiento anti-tabaco depende de la rapidez con la que la nicotina es degradada en el organismo. El estudio incluyó más de 1,200 fumadores en busca de tratamiento que fueron divididos en dos grupos de tamaño similar, en función de su velocidad de metabolización de la nicotina (normales o lentos). Los participantes fueron tratados durante 11 semanas con combinaciones de vareniclina, parches de nicotina o placebo.

En los metabolizadores normales, casi el 40% seguían abstinentes a la finalización del tratamiento con vareniclina, frente a sólo el 22% de los tratados con parches de nicotina. La diferencia entre ambos tratamientos permaneció significativa 6 meses después de la finalización de los mismos.

En contraste, en los metabolizadores lentos no hubo diferencias en la eficacia de las dos terapias. Los científicos creen que en los metabolizadores normales los niveles de nicotina circulantes descienden más rápidamente que en los metabolizadores lentos, lo que pone a los primeros en mayor riesgo de sucumbir al ansia de fumar.

Los datos, publicados en la revista Lancet Respiratory Medicine, sugieren que el enfoque clínico más práctico es tratar a los metabolizadores normales con vareniclina y a los lentos con parches. 

Vía: immedicohospitalario

BRONQUIECTASIAS-INFECTADAS

Un tipo de célula respiratoria puede regenerar otro tipo distinto de célula pulmonar.

Las observaciones de un estudio animal podrían tener importantes implicaciones en el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Un estudio realizado en las universidades de Pennsylvania y de Duke ha descrito una nueva manera en la que el tejido pulmonar puede ser regenerado tras una lesión. El descubrimiento constituye evidencia de que este órgano posee mayor capacidad de autoregeneración del que se creía. Jon Epstein, uno de los co-directores del estudio subraya que las células madre clásicas no están involucradas en el proceso y que son células adultas las que se activan en respuesta al daño tisular.

Los investigadores creen que es precisamente un fallo en este mecanismo de activación lo que conduce a enfermedades como la EPOC.

En el alvéolo existen 2 tipos de células respiratorias con funciones distintas pero con la capacidad de transformarse las unas en las otras. Mientras que las células de tipo 1 se encargan del intercambio gaseoso, las de tipo 2 secretan surfactante, una sustancia de consistencia similar al jabón y que mantiene abiertas las vías aéreas. Utilizando modelos murinos, los investigadores han demostrado que ambos tipos tienen su origen en una célula madre precursora común y que cualquiera de los dos tipos puede dar lugar al otro. Aunque la conversión del tipo 2 al 1 ya había sido recientemente descubierta, la capacidad del tipo 1 de dar lugar a otros linajes es una observación completamente nueva.

En los diferentes modelos de regeneración examinados, esta conversión tiene lugar en tan sólo 3 semanas. Este es el primer estudio en demostrar que un tipo celular especializado, del que se creía había agotado su capacidad de diferenciación, puede revertir a un estadio previo bajo las condiciones apropiadas. Otra singularidad del estudio radica en que no se han empleado factores de transcripción exógenos ni otros métodos artificiales, sino que el propio daño tisular ha actuado como inductor del proceso. Los científicos planean aplicar este enfoque en la regeneración tisular del intestino y la piel, a fin de delinear los sistemas de mantenimiento y diferenciación de células madre en esos órganos.

Vía: immedicohospitalario

you-are-a-doctor_professional

Aumenta el número de mujeres diagnosticadas de EPOC.

La prevalencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se sitúa en el 10,2% de la población española de entre 40 y 80 años, según la Guía Española de la EPOC. Sin embargo, el infradiagnóstico que se realiza en el país podría ser de hasta el 70%, alertan los expertos reunidos en el Foro Autonómico EPOC, organizado por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) con la colaboración de Novartis.

“En los últimos años ha habido cambios en la epidemiología de esta enfermedad, ya que ha aumentado el número de diagnósticos en mujeres y las tasas de mortalidad por edad han ido disminuyendo de forma progresiva”, ha destacado el doctor Bernardino Alcázar, neumólogo del Hospital de Alta Resolución de Loja (Granada) y coordinador del área de EPOC de SEPAR. “Del estudio EPI-SCAN conocemos que la zona de España con más prevalencia de EPOC es Asturias, con un 17%, y la que cuenta con menos casos es Burgos, con cifras cercanas al 7%. Por ello es importante conocer las iniciativas regionales que se llevan a cabo para la prevención, correcto diagnóstico y abordaje de esta patología”.

La SEPAR calcula que esta enfermedad causa cerca de 18.000 muertes anuales en España, una cifra calculada a partir de las últimas cifras epidemiológicas de las comunidades autónomas. “La EPOC es una enfermedad de elevada prevalencia, altamente infradiagnosticada y que ocasiona una elevada mortalidad y discapacidad en los pacientes”, sentencia el doctor Alcázar.

El encuentro se estructura sobre dos temas principales. Uno, relativo a la epidemiología de la EPOC en España, y otro, sobre la prevalencia del tabaquismo, el número de pacientes diagnosticados y las tasas de espirometrías realizadas, teniendo en cuenta la tendencia temporal de los últimos 10 años. “Los objetivos del encuentro han sido principalmente poner en común la situación de la EPOC en las diferentes comunidades autónomas, así como conocer las iniciativas que están surgiendo por parte de las administraciones y las sociedades científicas para la prevención y el control de esta patología”, afirma la doctora Pilar de Lucas, presidenta de SEPAR.

Vía: diariovasco

tabaquismopasivo

Solo uno de cada cuatro enfermos de EPOC recibe tratamiento.

Los médicos denuncian el escaso conocimiento sobre esta enfermedad relacionada con fumadores y que afecta a 210 millones de personas en el mundo.

“Si dices EPOC no pasa nada. Si dices enfisema, se dan la vuelta”. El doctor Manuel Valle, neumólogo del hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid), resume con esta frase el desconocimiento que existe sobre la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), un término general que describe las condiciones que limitan el flujo aéreo a los pulmones y que incluye la bronquitis crónica, el enfisema y la fatiga, entre otros.

Aunque la EPOC afecta a 210 millones de personas en el mundo y cuya principal causa es el tabaco, solo el 17% de la población sabe qué es. Esta situación provoca, a su vez, que haya muchos pacientes sin diagnosticar: solo uno de cada cuatro recibe tratamiento. “Es una causa de mortalidad a nivel mundial y también a nivel español”, apunta el doctor Bernardino Alcázar, neumólogo del hospital de Alta Resolución de Loja (Granada). Según la Guía Española del EPOC, unos 18.000 españoles fallecen cada año a causa de dolencia.

Un de los principales problemas de esta falta de diagnóstico es la confusión en los síntomas. “Los fumadores tienen tos y lo asocian al tabaco, pero nunca al EPOC”, comenta el doctor Miguel Román, del centro de salud mallorquín Son Pisa, quien señala que la manera de confirmar el diagnóstico de la EPOC es muy sencilla. “Con una espirometría (una prueba que mide la capacidad pulmonar) es suficiente. Y ahora cualquier centro de atención primaria que abra tiene uno”, señala Román. Además de fumar, el tabaquismo pasivo, la contaminación ambiental, los gases químicos o el polvo en el ambiente también pueden contribuir la enfermedad. Y la mayoría de los pacientes tiene al menos 40 años cuando experimentan los primeros síntomas.

No obstante, la principal lucha de los médicos es con los propios pacientes. Una cuarta parte de los enfermos continúa fumando, cuando una de las principales medidas para evitar que la EPOC vaya a más es abandonar el tabaquismo y hacer ejercicio físico.

Autor: Daniel Román

Vía: elcorreo

fumadores-revision-torax

Un test criba el tumor de pulmón en pacientes con EPOC

“Mejorar la capacidad de detectar a aquellos individuos con riesgo de desarrollar cáncer de pulmón resulta crucial en los pacientes con EPOC”, ha explicado Javier Zulueta, neumólogo y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). “Los pacientes con EPOC padecen un riesgo dos o tres veces superior de desarrollar cáncer de pulmón que los fumadores activos o exfumadores que no padecen esta enfermedad. Estos datos refuerzan la decisión de considerar a los pacientes con EPOC como población diana para los programas de cribado de cáncer de pulmón”, ha indicado.

Juan Pablo de Torres y Javier Zulueta, ambos especialistas de la Clínica Universidad de Navarra, abordan este asunto en el marco de conferencias programadas en el 48º Congreso Nacional Separ, que se celebrará en Gran Canaria. Los pacientes con EPOC padecen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Riesgo en especial alarmante porque, en estos enfermos, el cáncer de pulmón constituye una de las causas principales de muerte.

Otro de los retos en los programas de cribado es la selección adecuada de aquellos pacientes que, por su condición y características, se pueden beneficiar más del programa. “Mediante el Score de cribado de cáncer de pulmón en EPOC (Copd-Lucss) resulta posible clasificar a los pacientes con EPOC en dos categorías: alto y bajo riesgo”, ha declarado De Torres.

“Los pacientes con alto riesgo tienen 3,5 veces más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Esta clasificación nos permite realizar un abordaje más eficaz y acorde con los criterios clínicos de cada paciente”, ha añadido. La clasificación Copd-Lucss se realiza a partir del índice de masa corporal, el número de paquetes de tabaco anuales, la edad y la presencia de enfisema.

El conjunto de resultados beneficiosos sugiere que para paliar la elevada tasa de mortalidad que registra el cáncer de pulmón en España es esencial destinar los recursos necesarios para seguir investigando y avanzando en las técnicas y los criterios de los programas de cribado.

Selecciones cada vez más específicas

“La investigación, los avances y la innovación en los programas de cribado de cáncer de pulmón permiten a los profesionales sanitarios realizar una mejor selección de los pacientes con riesgo de desarrollar esta enfermedad ya sea en personas que sufren EPOC como en las que no”, ha concluido  Zulueta. “Realizar selecciones de pacientes cada vez más concretas es clave para el diagnóstico, el abordaje, la mejora de la calidad de vida de estas personas y para lograr aumentar la baja supervivencia registrada actualmente”, subrayó.

Los avances realizados en los programas de cribado de cáncer de pulmón han permitido validar la inclusión de nuevos criterios con el objetivo de reducir las tasas de mortalidad. “Uno de los avances más recientes demuestra que realizar una Tomografía Computarizada de baja dosis de radiación (TCBD) en fumadores activos o exfumadores, que tengan entre 55 y 74 años y que consuman más de 30 paquetes al año, reduce la mortalidad por cáncer de pulmón en un 20 por ciento”, ha revelado Juan Pablo de Torres, neumólogo y miembro de la Separ.

“Asimismo, nuestro grupo investigador ha demostrado que, con la inclusión de la presencia de enfisema radiológico dentro los criterios de los programas de cribado de cáncer de pulmón, se mejora la rentabilidad del diagnóstico, incluso en aquellos pacientes que no reúnen los criterios convencionales”, ha concluido.

Vía: redaccionmedica

Ejercicio-que-combina-los-esti_54380955040_51351706917_600_226

La actividad física habitual en pacientes con EPOC reduciría hasta un 40% el riesgo de hospitalización y mortalidad

La falta de actividad física en los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es un elemento más del círculo vicioso que origina sus limitaciones en la vida diaria. Es por ello que evitar el sedentarismo debe considerarse como un objetivo terapéutico que debe abordarse desde las fases iniciales de la enfermedad.

Se estima que la actividad física habitual en pacientes con EPOC reduciría hasta un 40% el riesgo de hospitalización y mortalidad. Y no sólo eso, sino que también desempeñaría un papel importante en la prevención de la enfermedad explica Patricia García Sidro, neumóloga del Hospital La Plana (Villareal).

Sin embargo, estas personas muestran una clara tendencia al sedentarismo, lo que les predispone a una mayor obstrucción bronquial y dificultad para respirar. Un tercio de ellos son inactivos y sólo un 30% de ellos desarrolla un gasto energético suficiente para obtener los beneficios del ejercicio sobre la salud y disminuir el riesgo de empeoramiento de la enfermedad.

La neumóloga también apunta a la falta de información de los pacientes con EPOC acerca de los beneficios de la actividad física sobre su función pulmonar y subraya que la tendencia general es limitar sus actividades, muchas veces por miedo a empeorar o a incrementar los síntomas relacionados con el esfuerzo. “Debería ser obligación de todo personal sanitario promover un buen estado de salud, y eso incluye indudablemente potenciar el ejercicio físico diario”, apostilla.

Ejercicios más recomendados

Actualmente, se desconoce la duración, la intensidad y la frecuencia de actividad física más adecuada. Las guías recomiendan la realización de al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada el mayor número de días posible para conseguir beneficios sobre el estado de salud.

García Sidro recomienda caminar o bien realizar ejercicio con bicicleta estática (o pedalear) durante al menos 30 minutos, descansando todas las veces que sea necesario y/o utilizando medicación de rescate. Todo ello, combinado con ejercicios de brazos con pesas o cintas elásticas. Otra opción es apuntarse a un gimnasio bajo la supervisión de personal cualificado o practicar natación. Hinchar globos también es una práctica beneficiosa para mejorar la función pulmonar, en opinión de la neumóloga.

vía: sietediasmedicos